miércoles, 16 de noviembre de 2016

4º ESO. Escaleras románticas

Nicolás López Iribarra
Como hemos tenido la oportunidad de aprender durante esta primera evaluación, los escritores románticos eran seres dominados por sus emociones. Sus estados de ánimo subían y bajaban con gran rapidez como si estuvieran recorriendo una escalera sin fin, arriba y abajo. Y, precisamente, de escaleras, románticos y sentimientos os queremos hablar ya que deberéis conjugar estos tres elementos para llevar a cabo vuestra tarea. Fijaos en este texto:


"¿Qué es soledad? Para llenar el mundo
basta a veces un solo pensamiento.
Por eso hoy, hartos de belleza, encuentras
el puente, el río y el pinar desiertos."

Se trata de una estrofa de la poetisa gallega Rosalía de Castro recogida en el poemario A orillas del Sar publicado poco antes de su muerte. Ahora fíjate en este otro texto:

"Es mi soledad, la que me insulta pegada a mi piel,
la que me grita tienes que aprender, es mi soledad.
Es mi soledad la que no quiere ser, la que tiene el rencor,
la que me lleva siempre a suplicar
por esos versos y caricias que me enseñó tu amor.
Es mi soledad la que se deja ver, la que me hará aprender,
la que me lleva siempre a recordar
lo que es la amarga, pura y dura, soledad.
Es mi soledad."


Se trata del fragmento de la canción Es mi soledad de Antonio Orozco que vio la luz en el 2004, ciento veinte años más tarde que el poema de Rosalía. ¿Qué queremos demostraros con esto? Es evidente, ¿no? Esos sentimientos a los que dedicaron tantas páginas nuestros románticos no están a dos siglos de distancia, ni a uno, ni a nada. Porque esas emociones conviven con nosotros -los seres humanos- y son ellas, precisamente, las que nos convierten en eso: en "humanos".

Vuestra tarea consistirá en relacionar poemas del Romanticismo español con canciones de la actualidad y nos daréis a conocer vuestro trabajo de una forma diferente a la habitual. En este documento tenéis todas las explicaciones necesarias para lograr el objetivo. ¡Ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario